Hay momentos en nuestra vida que nos sentimos diferentes, más vulnerables o más irascibles,  o bien  pasamos por momentos que no somos capaces de afrontar adecuadamente y nos causa un gran malestar o angustia, o tal vez hay situaciones que siempre hemos evitado y  queremos de una vez por todas poner soluciones, también  puede pasar sencillamente que tengamos dudas de cómo afrontar una situación y necesitemos una orientación,  cualquiera de estos momentos son idóneos para solicitar ayuda profesional. Es importante tener en cuenta que cuando demoramos pedir apoyo profesional   puede tener como consecuencia el agravamiento del malestar que sentimos.

Un individuo que se encuentra en la etapa de negación, puede tener sensaciones de estar aturdido o sensación de irrealidad, sentirse distanciado o separado de su entorno más cercano. Suelen tener momentos donde se comportan como si la pérdida nunca hubiera existido y un momento después se sienten invadidos por el gran dolor de la pérdida.

La duración de una terapia dependerá  de muchos factores,  como por ejemplo  la persona a tratar, el problema a tratar,  los objetivos a alcanzar con dicha persona, la cronicidad del problema, la demanda de la persona y la implicación de la persona en la terapia. Si podemos afirmar,  que en la mayoría de los casos, se suelen empezar a ver resultados a partir de llevar 10-12 sesiones.

Para que la terapia  sea efectiva, las sesiones se realizan una vez a la semana. Algunos tratamientos pueden necesitar una frecuencia mayor, 2 sesiones a la semana, en otros casos será suficiente una sesión cada quince días.

Las tarifas por sesiones individuales son siempre las mismas, independientemente de la duración de la terapia. Si bien es cierto que aplicamos descuentos en casos especiales, la duración de la terapia no es un caso especial para aplicar descuento.  Consulta nuestras tarifas especiales.

Indudablemente, es un principio fundamental en el proceso psicológico, disfrutarás de auténtica confidencialidad.

Es totalmente normal que a veces no nos apetezca hablar de cosas que no nos gustan o no nos sentimos bien hablando de ellas. Puedes omitirlas, ya que la persona tiene derecho a preservar su  intimidad,   pero te recomendamos que trates de hablar  de ello, ya que probablemente  notaras un gran alivio a la vez que servirá para que el psicólogo te pueda ayudar mejor. Tú serás quien lo decida,  has de tener en cuenta que en ningún momento el psicólogo te juzgara.

Si es verdad que existen muchos prejuicios a la hora de ir al psicólogo, si bien en los adultos parece que ya no existe tanto , en los niños a veces pueden generarles dudas de porque ellos tienen que ir. Sin embargo  puedes ponerle el ejemplo de que los niños van al médico no solo cuando están enfermos, sino también acuden   para una revisión  rutinaria o para vacunarse y evitar enfermedades,  así  mismo ir al psicólogo no supone “ser raro” sino es un profesional que te ayudará a manejar situaciones que te pueden llegar a causar malestar sino aprendes a manejarlas adecuadamente.

No pasa nada,  si bien es verdad que es importante la continuidad de la terapia para la eficacia de la misma. No obstante, si fuera necesario, realizaríamos  la sesión por skype.

Siempre dependerá  de cuál sea tu problema concreto. En ocasiones nos encontramos con problemas que podemos abordar en su totalidad, es decir,  el malestar remitirá totalmente, pero también hay otras veces donde hay  problemas cuyo objetivo es disminuir dicho malestar, es decir,  aprender a reducir el  malestar cuando aparezca, ya que aprenderemos a conocer y detectar  que nos pasa y cuando,  y sabremos enfrentarnos a ello  y  manejarlo.

Sin duda, hay grandes beneficios que aporta la terapia de pareja , pero la eficacia de la misma dependerá de diversos factores como por ejemplo y muy importante  la implicación de ambos miembros de la pareja. A veces observamos que acuden a terapia porque solo   uno de los miembros quiere hacer la terapia  el otro miembro no quiere hacerla y por lo tanto le cuesta mucho más implicarse,  sin embargo cuando los dos miembros están de acuerdo y se implican es más fácil y rápido obtener mejores resultados.

Las sesiones se abonan al acabar cada sesión.

Compartir es vivir!